Enoturismo

Cuando fundamos Viña Santa Marina en 1999 ya queríamos compartir con amigos nuestro gusto por el vino.


A 12 Km de Mérida sobre un asentamiento romano se encuentra nuestra bodega al amparo de una imponente mole granítica, la Sierra de Lamoneda, famosa por sus pinturas rupestres, a cuyos pies ha crecido un denso bosque mediterráneo que acompaña a nuestros vinos con sus balsámicos aromas.


El aspecto exterior de la bodega se asemeja a un típico cortijo extremeño, con un gran patio interior rodeado de amplios porches y un hermoso mirador. Donde todas las celebraciones estarán ambientadas en el cuidado de viñedo y vinos, en su elaboración y crianza. Salones amplios para eventos de hasta 600 comensales, sala de conferencia de 200 plazas y pequeños e íntimos salones.


Los curiosos y amantes del vino dispondrán de una acogedora sala de degustación con tienda donde podrán adquirir nuestros esquisitos vinos de la tierra.