Elaboración



En Viña Santa Marina comenzamos testando las uvas en el campo. El momento de la vendimia viene determinado por el grado de madurez de las uvas, dependiendo de la clase de vino que queremos conseguir.


En el moderno lagar trabajamos codo con codo con las levaduras procedentes de nuestros viñedos, llenas de vitalidad y resistentes, en el caso de los vinos tintos, a altas temperaturas.


Maceraciones largas y controladas en los tintos, días y días de lenta fermentación en los blancos, buscando la excelencia que avala a todos nuestros vinos.


Los vinos tintos nuevos son muy atractivos pero inestables, no significa por ello sin calidad. Es vital, durante un tiempo, guardar los tintos en barricas de madera para que cambien, maduren, suavicen y se afinen. Criamos, sobre todo, en maderas francesas, también en americanas, nuevas, limpias y frescas que marcan y definen la personalidad de nuestros vinos. El tiempo de crianza dependerá del tipo de vino que deseamos, así van desde 4 meses a 16 meses, desde Celtus a Miraculus.


Una vez embotellados, los Viña Santa Marina continúan su proceso de maduración en ausencia de oxígeno. Se dice que "terminan" en la botella, en la calmada quietud de la bodega de guarda.